Black is Beltza

‘Black is Beltza 2’: Muguruza seguirá su historia en el fin de la Guerra Fría

Cineconñ ➝ La historia del músico continuará con la hija del protagonista de la primera película. Se presenta en marzo en el foro de coproducción Cartoon Movie.

La película de animación Black is Beltza (2018) tendrá una continuación. El músico y director de la primera parte, Fermín Muguruza, ya está dándole forma y posibilidades a este nuevo filme, que lleva el título de Black is Beltza 2: Ainhoa. Esta segunda parte se situará 20 años después de lo que ocurría en la primera y estará protagonizada por la hija (Ainhoa) del primer personaje principal, Manex Unanue. El Diario Vasco informó el pasado mes de diciembre que en el guión repiten el propio Muguruza y Harkaitz Cano, a los que se ha sumado en esta ocasión Isa Campo (Entre dos aguas, La próxima piel).

La historia seguirá la vida de Ainhoa que, tras crecer en Latinoamérica, viajará a Euskadi, la tierra natal de su padre. Allí asistirá al último concierto de Kortatu -la famosa banda real de Muguruza- y hará un nuevo grupo de amigas y amigos. Junto a una de ellas, la periodista Josune, Ainhoa viajará a Líbano, Kabul o Marsella, lugares donde se sucedieron distintos hechos históricos a finales de los ochenta en el contexto del fin de la Guerra Fría.

Black is Beltza 2, en el Cartoon Movie

Ya con varias vías de financiación europeas y locales aseguradas, Black is Beltza 2 llegará el próximo mes de marzo al evento Cartoon Movie, encuentro de la industria de la animación donde se presentan distintos proyectos animados en busca de apoyos en la producción. El filme cuenta con la participación de distintas compañías en su proceso de creación: Talka Records & Films (Beñat Beitia), Ambra Projects Cultural, el estudio de animación Hampa, que también participó en el primer filme, o el de sonido Elkar. En la banda sonora participará también Maite Arroitajauregi ‘Mursego‘.

La información de El Diario Vasco apunta a que el proyecto de Black is Beltza 2 dio un salto importante hacia adelante durante los meses del primer confinamiento provocado por la pandemia. Sin conciertos y sin estudio, Muguruza se volcó en la escritura del guión junto a Cano, al que luego se le sumó Isa Campo en distintas reescrituras. Aunque aún no se han establecido fechas claras, es posible que la película pueda empezar a verse en algún momento del 2022. Por el momento, ya hay una nueva cerveza en su honor.

Ir al artículo original

Black is Beltza

‘Black is Beltza’ tendrá segunda parte

Diario Vasco/Alberto MoyanoFermin Muguruza trabaja ya en los preparativos de la película de animación ‘Black is Beltza 2: Ainhoa’, segunda parte de la producción estrenada hace dos años en el Zinemaldia como parte de un proyecto en diversos formatos que incluyó la edición de un cómic, un disco y una exposición, entre otras actividades. Aunque el hermetismo en torno al proyecto es total, la idea es que la película se pueda estrenar en el Zinemaldia de 2022.

Tras varios meses de preparativos y escritura del guion, las ayudas al proyecto cinematográfico obtenidas en Europa y en Euskadi han supuesto el respaldo que buscaba el músico y director irundarra. Al igual que ‘Black is Beltza’, la cinta se realizará en euskera, y en esta ocasión en parte en castellano, francés, inglés y alguna incursión en árabe.

Según consta en el dossier de la película, el guion de ‘Black is Beltza 2: Ainhoa’, firmado por el propio Muguruza, de nuevo junto al escritor Harkaitz Cano y al que se ha sumado esta vez Isa Campo, está protagonizado por la hija del protagonista de la primera cinta, Manex Unanue. Dos décadas después de aquella historia, su hija Ainhoa nace en La Paz (Bolivia) tras la muerte de su madre, Amanda, a consecuencia de un atentado parapolicial. La joven crece en Cuba y en 1988, a los 21 años, viaja al País Vasco para conocer la tierra de su padre.

En Euskadi tendrá la oportunidad de asistir el 1 de octubre de ese año al ‘Azken Guda Dantza’ con el que se despidió Kortatu, el primer grupo de Fermin e Iñigo Muguruza, fallecido el pasado año. Y también de conocer a Josune, una periodista comprometida, y a su cuadrilla de amigas y amigos. Cuando uno de estos muere por sobredosis de heroína, Ainhoa y Josune parten en un viaje iniciático que las llevará por al Líbano de los acuerdos de paz que pusieron fin a quince años de guerra civil, al Kabul que asistió a la retirada de las tropas soviéticas y a la turbulenta Marsella de finales de los ochenta, sacudida por las mafias del narcotráfico.

Así como en ‘Black is Beltza’, que transcurría en un 1967 en el que germinaban las corrientes subterráneas que explotarían al año siguiente, sirvió al director de la cinta para capturar el espíritu de una época a través del concierto de Monterrey, la Guerra de los Seis Días, Cuba y los ‘Black Panthers’, la historia de esta segunda parte se sitúa en vísperas de aquel 1989 en el que la caída del Muro de Berlín y la posterior desaparición del bloque soviético alterarían la configuración del orden mundial: el fin de la Guerra Fría.

Durante este 2020 de parón musical a causa de la pandemia y de circunstancias personales, Fermin Muguruza ha estado volcado en el trabajo de escritura del guion junto a Harkaitz Cano. En posteriores reescrituras del texto se ha sumado la guionista, directora y productora Isa Campo.

La película cuenta con la participación de la Talka Records & Films, de Irun, y la valenciana Ambra Projectes Culturals a través del estudio de animación valenciano Hampa, que ya participó en la primera ‘Black is Beltza’. Elkar prestará su apoyo al proyecto con su estudio de sonido y gestión de derechos de sincronización de canciones, en una banda sonora en la que figura Maite Arroitajauregi ‘Mursego’.

A los 60.000 euros aportados en concepto de ayudas al desarrollo por Europe Creative Media –la única producción vasca que la ha obtenido–, se suman los 200.000 concedidos por el Departamento de Cultura y Política Lingüística del Gobierno Vasco y los 8.000 de la Diputación Foral de Gipuzkoa. En cuanto a Euskal Telebista, falta por confirmar su participación en la película.

Ahora, el equipo de la película cuenta con ocho meses para trabajar en el desarrollo al que compromete la ayuda europea que, por otra parte, constituye un importante respaldo. En marzo se presentará el proyecto en el foro de coproducción Cartoon Media de Burdeos.

Desde su estreno en 2018, ‘Black is Beltza’ ha podido verse en festivales de más de sesenta países y aún a día de hoy tiene cerrada su participación a lo largo de 2021 en varios certámenes que no se han podido celebrar este año.

Ir al artículo original

Fermin Muguruza-Raül Refree: «Black is Beltza» (BSO)

Parecía cuestión de tiempo que un par de personajes tan inquietos como Fermin Muguruza y Raül Fernández Refree acabaran coincidiendo. Ya compartieron escenario en 2002, cuando ambos participaron en el concierto colectivo The Rockdelux Experience, pero lo que seguramente nadie esperaba es que su primer proyecto conjunto fuera “Guerra”, una obra de teatro multimedia en la que formaron trío con Albert Pla. Durante la gira de aquel espectáculo, Fermin ya andaba dándole vueltas a “Black is Beltza”, un proyecto que imaginó como novela gráfica (coescrita con Harkaitz Cano y dibujada por Jorge Alderete), pero que no tardó en desbordar los límites del formato para convertirse en lo que es actualmente, un “artefacto transmedia” que ha crecido en múltiples direcciones: exposiciones, laboratorios sonoros, conferencias, actuaciones, talleres, intervenciones artísticas y, como colofón, una ambiciosa película de animación.

Precisamente ha sido la banda sonora de “Black is Beltza” lo que ha vuelto a unir a Fermin con Raül, que firma algunos temas del soundtrack, además de ejercer de arreglista y productor. El artista catalán ha sido el médium a través del que Muguruza ha canalizado todas las ideas que se agolpaban en su cabeza al imaginar el acompañamiento musical de las imágenes, que cuentan una historia que va Nueva York a Cuba, pasando por México, Argel o Montreal, y que se ambienta en la convulsa segunda mitad de los sesenta. Tal cantidad de escenarios y personajes exigía otros tantos ritmos, géneros e intérpretes, y tanto Fermin como Raül han echado mano de sus respectivas agendas para reunir un elenco difícilmente igualable.

Del rescate de The Velvelettes a las voces singulares de Iseo o Anari. Del guiño retrospectivo a Negu Gorriak a la personalidad arrolladora de Maika Makovski o Ana Tijoux. Del camarada Manu Chao a los fabulosos Sonido Gallo Negro. Es fácil convertir los proyectos de Fermin en un deslumbrante e interminable name-dropping, pero más allá de las distintas aportaciones que integran la banda sonora, el discurso sonoro es sólido en su diversidad, porque cada contribución suma, y todas convergen en el objetivo último de articular una mirada poliédrica, pero coherente. Como maestro de ceremonias, Muguruza se luce modulando un repertorio marcado por el protagonismo coral, que deriva en viaje musical salpicado de diálogos, sonidos de ambiente o breves cuñas de carácter atmosférico, claves para que el oyente se sitúe en el contexto de los personajes y la historia, incluso más allá de los fotogramas del film.

Al final, ese artefacto multimedia al que pertenece el disco, que revisita lugares recurrentes en la trayectoria de Fermin, no es otra cosa que una metáfora de su propia obra, construida a base de temas interconectados, vínculos históricos y artísticos, complicidades personales y una actitud insobornable que, de nuevo, recorre cada corte de “Black is Beltza” como seña de identidad de un artista que no entiende la creación si no va indisolublemente ligada al compromiso. Como Raül. Por eso se han entendido tan bien.

Eduardo Guillot

Black is Beltza

Octubre

ROMANIA – ANIMEST Festival
Bucharest
Elvira Popescu Cinema 11
Cinema Eforie 12

GUADELOUPE – GRANDE TERRE
LE MOULE – Salle Robert Loyson
Jeudi 17 octobre