Black is Beltza>
Black is Beltza

La pel·lícula de Fermin Muguruza ‘Black is Beltza II: Ainhoa’ es pot veure aquest dijous a CineCiutat

dBalears ➝

La pel·lícula d’animació per a adults, dirigida per Fermin Muguruza, ‘Black is Beltza II: Ainhoa’ es pot tornar a veure a Palma, concretament a CineCiutat en una única sessió a les 19.00 hores.

La pel·lícula

Producció de Talka Rècords & Films amb participació de Ambra Projectes Culturals i Elkar i la col·laboració de Nueveojos, se centra en la història d’Ainhoa, la filla de Manex, el protagonista de l’anterior pel·lícula, del qual sembla haver heretat el seu compromís social i el gust per l’aventura.

Està ambientada en la dècada dels 80 del segle XX. Els personatges tornen a visitar nombrosos països i a ser testimonis d’alguns dels més destacats esdeveniments històrics de la dècada. A més, va acompanyada d’una magnífica banda sonora.

Black is Beltza II: Ainhoa està escrita per Fermín Muguruza al costat d’Isa Campo i Harkaitz Cano i es va estrenar al Festival de Sant Sebastià, al velòdrom d’Anoeta amb més de 3.000 espectadors. Està nominada als premis Goya d’enguany.

lire l’article original

Black is Beltza

Fermín Muguruza: historias de un contador de historias

Público | Nortes ➝
Fotos: Iván G. Fernández

El músico, cineasta y autor de cómic presentó en MUSOC “Ainhoa”, un thriller político sobre drogas, imperialismo y contrarrevolución.

Todo comenzó con una foto de archivo en la prensa vasca. Fermín Muguruza (Irún, 1963) descubrió por casualidad la imagen de los gigantes de Iruña desfilando por la Quinta Avenida de Nueva York un 12 de Octubre de 1965. La Comparsa de Gigantes y Cabezudos de Pamplona se unía así a la celebración neoyorkina del Día de la Hispanidad. Sin embargo, en la noticia se advertía un detalle curioso. No todos habían podido participar en el acto: seis de los ocho gigantes, en concreto la pareja de gigantes negros, había sido excluida del desfile debido al racismo vigente en los EEUU.

Un chispazo. A partir de esta pequeña anécdota Fermín comenzaba a investigar y tirar del hilo. En febrero había sido asesinado el líder político Malcolm X y la comunidad afroamericana estaba en pie de guerra en todo el país. En agosto habían tenido lugar importantes disturbios en los barrios negros de Los Ángeles. Muguruza ya tenía el punto de partida de lo que iba a ser “Black is Beltza”, el debut en el cómic, a los 50 años, de alguien que se había educado sentimentalmente en el Irún de los años 80 leyendo cómic underground – “de trazo grueso, siempre anti línea clara”- en El VíboraTotem y Métal Hurlant, la histórica publicación francesa. Ventajas, esto último, de vivir en la frontera.

Solo faltaba introducir un personaje de ficción para hilvanar una historia transatlántica de música y revolución. ¿Qué hubiera pasado si uno de los mozos encargados de portar los gigantes se hubiera rebelado contra la discriminación racial? Nacía Manex, un joven de Iruña que indignado por el racismo y fascinado por la música Soul, decide dejar a sus compañeros de comparsa, ir a Harlem y pasarse a la lucha revolucionaria. Un chaval que pasa de la rebelión espontánea a la toma de conciencia política en un viaje iniciático que le lleva por todos los escenarios de las luchas anticoloniales convertido en algo así como un agente 007 vasco y de izquierdas.

Los Gigantes de Pamplona desfilando en Nueva York. Año 1965.

Publicado en 2014 cómic y convertido en 2018 en largometraje de animación, “Black is Beltza” tiene ahora una continuación, “Ainhoa” (2022), que cuenta las aventuras de la hija de Manex y la revolucionaria afrocubana Amanda. Si la primera parte se sumergía en los movimientos antirracistas y de liberación nacional de los años 60, una década en la que Murguruza era un niño – “no recuerdo la muerte del Che, y no había nacido cuando fue la revolución de Argelia, pero esos años determinaron el mundo en el que voy a crecer” – la segunda parte del cómic y su adaptación cinematográfica, ambos presentados este fin de semana en Xixón dentro del MUSOC, se adentran en un tiempo que ya toca la biografía del fundador de Kortatu. De hecho, él mismo es uno de los personajes del cómic y la película, ya que Amanda viaja a la Euskadi de los años 80 y conoce allí a la histórica banda del rock radical vasco.

Una de las páginas del cómic “Ainhoa” de Fermín Muguruza y Susana Martín.

Que los personajes de Muguruza viajen tanto no es ajeno a la propia pasión por viajar del autor, que explica en la cafetería del Hotel Asturias, que la música y el cine siempre han sido una forma de

Concebido con un thriller político de Guerra Fría, en este caso de su recta final, “Ainhoa” tiene entre sus temáticas las conexiones entre tráfico de drogas, imperialismo norteamericano y movimientos contrarrevolucionarios. Muguruza, que dicta frases a toda velocidad, tiene claro que esos vínculos existieron, y que para la principal potencia mundial el control del mercado de las drogas es tan importante como el del mercado de las armas o el de recursos estratégicos como el gas y el petróleo. Su hegemonía global también depende de monopolizar los vicios y debilidades humanas.

EEUU sigue siendo la corporación multinacional de
la droga ilegal

“EEUU sigue siendo la corporación multinacional de la droga ilegal” explica el músico vasco, para quien afirmaciones como esta se sostienen con la desclasificación periódica de documentos oficiales secretos. Una desclasificación que, aunque con retraso, vendría a demostrar la implicación desde la guerra de Vietnam del Estado norteamericano en negocios relacionados con el narcotráfico. “Ningún negocio se les escapa, pero por lo menos en EEUU esta documentación se desclasifica” ironiza el autor de “Ainhoa”, contraponiendo esta práctica al secretismo de los gobiernos de España en temas como el 23F o la guerra sucia contra ETA. “Según se van desclasificando los documentos se confirma que la cocaína financió a la Contra nicaragüense y la heroína a los talibanes” sentencia Muguruza.

Afganistán es uno de los escenarios del cómic y la película. El músico y cineasta reivindica la olvidada “revolución afgana” de los años 80, que considera un movimiento “muy unido a la música y a la poesía”, emparentado con el sandinismo nicaragüense, y que también fue derrotado gracias a la financiación de guerrillas contrarrevolucionarias, en este caso de fundamentalistas islámicos. “Ya no hay música ni mujeres en las universidades” lamenta Muguruza sobre el retorno de unos talibanes que la propaganda anticomunista de los EEEU presentaba como “luchadores por la libertad” en películas de entretenimiento de los años 80 como “Rambo III”.

Muguruza también apunta que pese “a la imagen de transgresión y contestación” que la heroína adquirió entre la juventud rebelde de los años 60, cuando Lou Reed compuso una canción tan bella y sensual como “Heroin”, esta y otras drogas se usaron para destruir a movimientos revolucionarios como los Panteras Negras. ¿Se puede demostrar? ¿Existió esa misma política en la España de Felipe González? “Por lo menos en EEUU se desclasifica, aquí tenemos a Barrionuevo hablando con toda impunidad de su participación en el terrorismo de Estado” ironiza.

Fermín Muguruza y Eduardo Madina en una de las viñetas de “Los puentes de Moscú” de Alfonso Zapico.

Sobre la visión que el cómic y la película dan de los años 80 en Euskadi y la violencia de ETA, el autor de “Ainhoa” explica que en el mundo social y cultural de la izquierda abertzale el debate sobre la legitimidad de las armas siempre existió, incluso en los momentos más duros, y se dio “en todas las cuadrillas”. Muguruza, un verso libre, crítico con ETA, y que protagoniza junto al socialista víctima de un coche-bomba Eduardo Madina el cómic “Los puentes de Moscú”, del asturiano Alfonso Zapico, apunta que incluso muchos de los que apoyaban entonces la lucha armada criticaban acciones por parte de esta que “fueron lamentables”.

Fermín Muguruza en Xixón. Foto: Iván G. Fernández

Con respecto al debate sobre el relato que va a quedar de la violencia en el País Vasco, Muguruza pide matices, pero considera “un insulto” que un reconocido torturador franquista y colaborador de la Gestapo como Melitón Manzanas tenga hoy un lugar en el Centro Memorial de las Víctimas del Terrorismo.

¿Qué vendrá después de “Ainhoa”? “No lo se. Voy a cumplir 60 años” explica Fermín, que trabaja siempre en varios proyectos a la vez. Si será un cómic, una película o un disco, está por ver. “Soy un contador de historias” resume, restando así importancia al medio en que estas se cuenten. A estas alturas de la vida prefiere no hacer planes a largo plazo y no sabe si habrá una nuevo trabajo cinematográfico. De este se lleva un buen sabor de boca y una experiencia única: poder “revivir” como personaje de animación a su hermano Iñigo, fallecido en 2019.
Lire l’article original

Black is Beltza

Animakom trae a Bilborock a Fermin Muguruza

El Correo ➝

El exlíder de Kortatu acompañará la proyección de ‘Black is Beltza II: Ainhoa’, uno de los platos fuertes del festival de cine de animación, que arranca este lunes 12 de diciembre

El bilbaíno Pedro Rivero, ganador de dos Goyas por el cortometraje ‘Birdboy’ y el largo ‘Psiconautas: Los niños olvidados’, lleva ya seis años organizando un festival de cine de animación en Bilbao. Animakom se celebra en Bilborock del 12 al 19 de diciembre, con todas sus actividades en euskera y castellano gratis y con la posibilidad de ver las películas en la plataforma de cine de autor Filmin. Uno de los platos fuertes de esta edición es la presencia el viernes 16 de diciembre de Fermin Muguruza, que acompañará la proyección de ‘Black is Beltza II: Ainhoa’ con una charla previa sobre la realización de la película junto a la productora Jone Unanua y el artista de storyboard Kepa de Orbe.

Estrenada en el Velódromo de Anoeta en el pasado Zinemaldia y nominada al Goya en la categoría de largometraje de animación, la secuela de la cinta de 2018 le ha llevado a su autor cuatro años. Si ‘Black is Beltza’ era una espídica y radiante fábula que recorría las revoluciones y la música de los 60, en esta nueva entrega el exlíder de Kortatu regresa a la convulsa Euskadi de los años 80 antes de emprender aventuras por todo el mundo -Líbano, Afganistán, Marsella- de la mano de su heroína, una brava cubana que quiere conocer la tierra de su padre vasco.

Animakom cuenta con cuatro secciones competitivas de cortometrajes: internacional, estudiantes, cortos vascos y videoclips animados. La realizadora británica Joanna Quinn recibirá el Premio Animakom y protagonizará una retrospectiva de su obra. La fundadora del estudio independiente Beryl Productions es una firme defensora de la animación tradicional a mano. Sus cortos y anuncios han ganado más de 90 premios en todo el mundo, incluyendo cuatro BAFTAS, tres Emmys y tres nominaciones al Oscar: por el cortometraje felino-musical ‘Famous Fred’ (1996), por ‘The Wife of Bath’ (1998), adaptación del célebre cuento de Canterbury de Chaucer, y por su primera pieza animada digitalmente, ‘Affairs of the Art’ (2021), nominada en la última edición de los Oscar.

Joanna Quinn impartirá en el Instituto DigiPen una clase magistral sobre su trabajo como parte de las actividades formativas del festival, que incluyen un taller para niños de ‘stop motion’ de juguetes (animación fotograma a fotograma) y diversos encuentros entre profesionales llegados de todo el mundo, destacando la participación de los programadores de los festivales más importantes del sector en un taller de proyectos.

Lire l’article original

Black is Beltza

Flammes and co

Marsactu

Du 12 au 24 novembre, à Marseille et dans quelques salles régionales, la vingt et unième édition du festival CineHorizontes, consacré aux cinématographies espagnoles, nous offre un programme flamboyant, à commencer par la rencontre avec le maître Carlos Saura.

[…]Une occasion unique de belles découvertes, de l’excellent Black is Beltza 2 : Ainhoa de Fermin Muguruza à Girasoles silvestres, en passant par A virxe rosa, Franceska ou Codi ictus.[…]

Lire l’article original