Black is Beltza>3.000 personas inician en el Velódromo de Donostia la revolución de Ainhoa
Black is Beltza

3.000 personas inician en el Velódromo de Donostia la revolución de Ainhoa

Araninfo ➝

“La locomotora ya está en marcha”. Historia, memoria, fiesta, reivindicación, e Iñigo Muguruza en el corazón. Así fue el exitoso arranque en Zinemaldia de la continuación de la saga de ‘Black is Beltza’, que llegará a las salas el día 30. Ahora toca “defender cada cine como si fuera una barricada”, en palabras de sus maquinistas, Fermin Muguruza y Jone Unanua.

Se cumplió el guion previsto. ‘Sold out’ en una noche histórica, cargada de recuerdos, fiesta y reivindicación. El Velódromo de Anoeta fue testigo este viernes del estreno de ‘Black is Beltza II: Ainhoa‘, el más esperado del Zinemaldia, el Festival de Cine de Donostia que este sábado cierra su 70 edición. Un retrato “real, duro y hermoso” del final de una década, los años 80, en un viaje con paradas en La Habana, Iruñea, Beirut, Kabul, Diyarbakır y Marsella, amenizado por una ecléctica banda sonora, porque “no hay revolución sin canciones”, decía Salvador Allende.

Tres millares de personas abarrotaron el mítico recinto para seguir por vez primera las aventuras de Ainhoa, la protagonista absoluta de la segunda parte de la saga creada por Fermin Muguruza. Ni siquiera las actrices y actores que ponen voz a las protagonistas del filme habían visto antes el montaje completo. Fue una grata sorpresa para todas.

Una consigna, “Geurea da garaipena” (La victoria es nuestra), planeó durante todo el acto en el Velódromo, rememorando que, al menos por una vez, ganó la libertad de expresión sobre la censura. Y es que hace 21 años, este recinto albergó los dos míticos conciertos de Negu Gorriak que celebraban la victoria judicial sobre el general Rodríguez Galindo. Un triunfo que llegaría tras una larga persecución del aparato jurídico-mediático del Estado a la banda vasca por denunciar la relación de Galindo con el tráfico de drogas en su canción “Ustelkeria”. Estos hechos, también se relatan en la película.

La noche fue intensa, en un ejercicio práctico de memoria. En el escenario unos sonrientes Fermin Muguruza y Jone Unanua, responsable de producción (Talka Records & Films), fueron presentando a todas las personas que han sido vitales para este proyecto, desde el equipo técnico hasta los actores y actrices que ponen voz a los personajes: María Cruickshank (Ainhoa), Ramón Agirre, Manex Fuchs, Ariadna Gil, Antonio de la Torre, Darko Peric o Itziar Ituño como Josune, periodista del periódico Egin e inseparable compañera de Ainhoa.

Precisamente, entre ellos, uno de los más ovacionados por el público fue Jabier Salutregi, director de Egin y represaliado, y que cuenta con un destacado papel en ‘Black is Beltza II’, interpretado por Jon Plazaola. “He conseguido tres cosas en esta vida: dirigir un periódico (el mejor del mundo), conocer las cárceles desde dentro, y ser actor”, dijo entre risas y aplausos.

Y como no Iñigo Muguruza en el corazón, al que su hermano Fermin le dedica la película, y en cuya piel se mete el actor Gorka Otxoa. Su recuerdo estuvo muy presente durante todo el evento, en la pantalla, en los mensajes, entre el público y en los ‘bertsos’ de Jon Maia, que tampoco podía faltar a la cita, adaptando su actuación de los conciertos del 2001. También hubo guiños a la solidaridad internacionalista, con presencia del pueblo palestino, porque como decía Camilo Cienfuegos: “Esos que luchan, no importa donde, son nuestros hermanos”.

“La locomotora ya está en marcha”. Así lo dijeron las maquinistas, Fermin Muguruza y Jone Unanua, en la rueda de prensa previa al estreno de ‘Black is Beltza II’, celebrada esa misma mañana en el local de Naiz en la Zurriola, junto a gran parte del reparto, las y los pasajeros de este viaje a nuestra memoria colectiva.

“Me presentan como director, pero en animación, al final, el director es quien coordina el trabajo de un equipo. Es lo que siempre he defendido: la comunidad, cuidarnos unas a otras y que, entre todas, rompamos las cadenas”, reconoció Muguruza, en una presentación ante los medios con mucho humor y más velocidad, rasgos característicos de Fermín.

Cada cine será una barricada

Ituño, Muguruza y Unanua, junto a parte del reparto de ‘Black is Beltza II’, durante la rueda de prensa. Foto: Iker G. González (AraInfo)

Tras su exitoso arranque en Zinemaldia, ‘Black is Beltza II: Ainhoa’ llegará a los cines el próximo viernes 30 de septiembre, con algún preestreno de por medio. El pasado jueves Muguruza anunció la primera lista de salas confirmadas, una veintena en localidades vascas, y una docena fuera de Euskal Herria. De momento, ninguna en Aragón. No será hasta el miércoles 28, a 48 horas del estreno, cuando sepan la lista definitiva. La losa de la censura sigue pesando. De hecho, muchos medios de comunicación se han negado a hablar de esta película.

Unas dificultades a las que ya está acostumbrado Muguruza, y el cine independiente en general. En este caso, esa ardua labor llamada distribución la gestiona Barton Films, la distribuidora independiente de Bilbo que se ha encargado de todas las películas y documentales de Fermin desde ‘Checkpoint Rock’ (2009).

A este respecto se expresó el artista vasco. “No sabemos todavía si vamos a llegar a más cines. Pero de momento tenemos una buena representación. Lo primero que tenemos que hacer es defender cada cine como si fuera una barricada. Que aguante la película semanas, incluso meses. Y si podemos llegar a más salas, perfecto”.

‘Black is Beltza II: Ainhoa’ es una película que “se sale del relato oficial que nos han contando siempre y firmada por mí, que eso siempre es un handicap”, añadió. Una película “de resistencia”, con “una guerrilla comunicacional que se ha encargado de difundirla por las calles de Donostia al estilo Bansky”.

Por su parte, Unanua recordó que “se tarda cuatro años en hacer una película independiente como ésta. Estos cuatro años han sido de un esfuerzo increíble. Es muy gratificante decir que hemos hecho ‘sold out’ con una película en euskara”. Por eso, subrayaba, el día 30 de septiembre es “fundamental”. “Qué todo el mundo vaya a verla. Nos la jugamos a una carta, y eso será en los cines. Si aguantamos una semana será menos difícil”.

Para finalizar, y como anécdota que demuestra la sensibilidad de Muguruza, en el arranque de la rueda de prensa el realizador y músico vasco explicó que hablaría en euskara y también en castellano como deferencia a los dos “compañeros” de este Diario Libre d’Aragón, llegados de propio desde Zaragoza para asistir a la presentación. Y, además, se disculpó por no poder hacerlo en aragonés. Y es que Manex, el padre de Ainhoa en la saga ‘Black is Beltza’, siempre decía: “Los idiomas pequeños nos hacen gigantes”.

Jatorrizko berria irakurri

48
Share:
Previous Post

‘Black is Beltza II’ edo ia mundu guztiaren historia